miércoles, 8 de agosto de 2018

Arqueología de rescate. La arqueología a gran velocidad

Arqueología de rescate
La arqueología a gran velocidad

Víctor D. Corcuera Cueva

El trazo de la ocupación humana en Francia se remonta a más de 400 000 años. Tiempo que es un arañazo con respecto a los inicios de la humanidad. Picq (2015) afirma que, durante 2 millones de años, del Homo erectus al Homo sapiens, diferentes especies humanas se han sucedido las unas tras las otras, y es a causa de la invención de las agriculturas que las poblaciones de Homo sapiens han evolucionado de formas gráciles (Picq, 2015: 8,232).  Es en ese sentido que gracias al espíritu nómada de los primeros hombres que se pudo ocupar Europa Occidental. Éstos se adaptarán al medio geográfico de Aquitania, que de acuerdo con Foucault (2011) se caracteriza por ser una gran cuenca sedimentaria, de relleno del eoceno superior y del oligoceno, sobre todo lacustre (melaza del Agenais) y del cuaternario, muy monótono (Foucault, 2011:56,57).

Los primeros trazos de ocupación humana aparecen raramente en los contextos arqueológicos. Sin embargo, existen ciertos aspectos que ya han sido registrados minuciosamente, como el caso del “culto de huesos”. De acuerdo con Leroi-Gouhran (1965) la frecuencia o la disposición de ciertas partes de esqueletos de hombres o animales se han clasificado en tres temas: el culto de osos, el culto de cráneos y el culto de mandíbulas (Leroi-Gouhran, 1964: 154). De otro lado, con respecto a las sepulturas, algunas muestran osamentas rotas que podrían indicar canibalismo o simplemente abandono; mientras que en otra se observan entierros formales, con patrones establecidos (Op Cit. p. 158).
Lo descrito líneas arriba es una introducción para comprender los problemas que enfrentan en el presente los arqueólogos franceses, considerando que es uno de los periodos más antiguos de la ocupación humana en el país galo. De otro lado, el crecimiento y creación de ciudades continua, sobre todo cerca las grandes urbes ya establecidas. En ese sentido el enfoque de investigación arqueológica se centra en cuatro etapas: la prospección, la excavación, el estudio y la publicación. 

Con respecto a la investigación arqueológica en Francia, observamos que se encuentra bien avanzada. La ciencia arqueológica tiene el apoyo directo de otras disciplinas que se centran en el estudio del pasado y con éstas diferentes escuelas y laboratorios, como por ejemplo: Escuela de altos estudios en ciencias sociales – París ; Historia -Université Panthéon-Sorbonne (Paris 1); Escuela nacional de Cartas; Laboratorio de crono-ambiente ; Arqueometría y arqueología: origen, datación y tecnología de materiales-Humanités-Université de Bordeaux; Arqueozoología, arqueobotánica; Sociedades, prácticas y ambientes; Ciencias y ambiente - Université de Bordeaux; Ambientes y paleoambientes oceánicos.  Entre otros.


Asimismo, según Migeon (2009) el estado francés tiene contratados arqueólogos esparcidos entre el Ministerio de Cultura (500 arqueólogos), el Ministerio de Investigación : CNRS (300) , en las universidades y “Grandes Escuelas” parisinas (400) y un Instituto de investigaciones en arqueología preventiva (1500) para las operaciones arqueológicas efectuadas en el territorio francés; además existen otros arqueólogos contratados por el Instituto de Investigación y Desarrollo (20) que trabaja en los territorios de ultra-mar (Guyana, Guadalupe, Martinica y Reunión), y el Ministerio de Asuntos Exteriores que fomenta investigaciones en diversos países del mundo (100). En unas 60 ciudades y departamentos (regiones) existen también servicios arqueológicos, dependientes de los alcaldes y los “gobernadores” (300) (Migeon, 2009:1).

Siendo Francia el país con la quinta economía más importante del mundo y la segunda, después de Alemania, en Europa, la red de infraestructura vinculada a diversos sectores es una política de Estado. En ese sentido la ampliación de redes de comunicación, como la del transporte en tren, es de vital importancia. Los grandes espacios en uso turístico y educativo, en Burdeos, lo demuestra (Corcuera, 2017a, 2017b, 2017c)

Recientemente, entre 2009 y 2013, a lo largo de 300 km, con la remoción de más 70 millones cúbicos de tierra y la participación de aproximadamente 850 arqueólogos; se ejecutó la arqueología de rescate más importante de la Región Aquitania. En efecto, los trabajos de ejecución de la flamante línea de gran velocidad entre las ciudades de Burdeos y Tours, permitieron excavar 50 sitios arqueológicos (Figuras 1 y 2). 

Figura 1. Estación de tren en Tours. Foto Víctor Corcuera 2009
Figura 2. Estación de tren, Burdeos. Foto Víctor Corcuera, 2018
Un programa colosal para los descubrimientos arqueológicos donde los hallazgos han permitido mejor estudiar 400 000 años de ocupación: paleolítico, neolítico, edad de bronce, edad de fierro, granjas galas, ciudades galo-romanas y los restos medievales.

No hay que perder de vista que la información del patrimonio arqueológico es clave para comprender las actividades del hombre, de sus procesos y su relación con el entorno a través del tiempo. En ese sentido, a partir de las evidencias arqueológicas se despierta el interés por parte de la población, generando valores de apreciación positiva hacia su Patrimonio, hacía si mismos. El rescate del pasado nos ayuda a conocer los aspectos económicos, sociales, ambientales y tecnológicos de la sociedad humana.

Todo este paquete - excepcional  -, de hallazgos, fue expuesto temporalmente en el Museo de Aquitania de la ciudad Burdeos. La muestra se realizó  desde el 27 de junio de 2017 hasta marzo de 2018.  La exposición estuvo matizada con visitas comentadas y talleres familiares. Los talleres en los laboratorios permitieron a los niños jugar a ser científicos, analizando los vestigios arqueológicos. La dinámica de esta nueva propuesta dio la posibilidad de descubrir otras disciplinas “raras” como, la carpología, topografía, arqueo-zoología, numismática, entre otras. Con lupas, bolsas, los pequeños científicos estudiaban los restos botánicos, de monedas antiguas, fragmentos de cerámica o mandíbulas de animales. Todas estas actividades fueron totalmente gratuitas y anunciadas oportunamente por el programa cultural del Museo de Aquitania (Figuras 3-11).

Figura 3. Utensilios que datan del Neolítico. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 4. Mujer del neolítico produciendo sus herramientas.  Foto Víctor Corcuera, 2018


Figura 5. Hallazgos correspondientes al periodo galo-romano. Foto Víctor Corcuera, 2018

Figura 6. Tecnologías constructivas durante el medievo francés. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 7. Fragmentos hallados correspondientes a la edad de fierro. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 8. Torteros de arcilla de la época medieval. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 9. Objetos tallados en hueso: peines, mango de cuchillo y alfiler. Alta edad media. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 10. Animación locomotriz del nuevo tren de gran velocidad Tours-Burdeos. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 11. Fachada del Museo de Aquitania. Foto Víctor Corcuera, 2009

Víctor D. Corcuera Cueva
Trujillo, el 8 de agosto de 2018


Referencias citadas
CORCUERA, Víctor
2017a    La Duna de Pilat. Modelo de gestión de un Patrimonio excepcional. En: VEA La Revista, 16(211), p. 14
2017b    Arqueología, Tecnología y Turismo. En: VEA La Revista, 16(206), p. 26
2017c    La Cité du vin. Recuperado de: http://victorcorcuera.blogspot.com/2017/05/la-cite-du-vin.html

FOUCAULT, Alain
2011      Sur les sentiers de la géologie. DUNOD, Paris. pp. 56,57

LEROI-GOURHAN, André
1964      Le geste et la parole I. Technique et langage. Albin Michel Sciences. pp. 154,158.

MIGEON, Gérald
2009      Protección y gestión del patrimonio arqueológico en Francia. CNRS

Musée d’Aquitaine
2018      Programme culturel Janvier/Juin 2018. p.2

PICQ, Pascal
2015      La Marche. Sauver le nómade qui est en nous. Editions Autrement, Paris. pp. 8,232

No hay comentarios: