domingo, 22 de junio de 2008

EL OBELISCO - Bs. As.

EL OBELISCO

Por Víctor Corcuera Cueva

A nivel mundial existe toda una lista de grandes monumentos erigidos por el hombre para diferentes fines. Desde los inicios de la humanidad vemos como el hombre ha plasmado su entorno dejándonos un legado cultural muy valioso para toda la especie. Desde el África, Europa, Asia, Oceanía y América; el hombre ha esparcido su semilla creadora, adaptándose a diferentes entornos geográficos. En la actualidad, grandes monumentos están erigidos en toda la faz de la tierra y estos vienen a ser el orgullo y memoria del pueblo a que pertenece cada uno de estos monumentos.

Dos años atrás en mi corta estadía en Paris logre divisar el gran Obelisco, el cual fue traído desde Egipto por órdenes del Emperador Francés Napoleón Bonaparte. Atónito mire a través de las lunas del bus aquel Obelisco. Aquellos segundos fueron como un milenio, como si todo el cosmos se hubiera detenido en unos segundos (tiempo que duro la luz roja de un semáforo parisino, los cuales aproveche para almacenarlos en mi memoria).

Una noche después de salir de ver una película en una de las salas de Cine del moderno paseo peatonal Lavalle, me dirigí con dirección a la avenida 09 de Julio, la cual me sorprendió por su notable extensión. En su punto más ancho mide 127 metros, por lo que se le considera la avenida más ancha del mundo. Para su construcción que data de 1936 se demolieron varios espacios públicos y privados como: teatros, cafés, y casas completas. En esta intersección, se decidió edificar el Obelisco. Cuentan algunos amigos bonaerenses que su edificación causo una polémica de carácter político y económico. En aquella época el Presidente de la Republica Argentina fue el General Agustín P. Justo y bajo su mandato se decidió levantar este Obelisco, en homenaje al cuarto centenario de la primera fundación de Buenos Aires. Construido dentro de un contexto de progreso económico para toda la Republica Argentina.

El diseño del Obelisco estuvo a cargo del arquitecto Alberto Prebish. , quien resolvió resaltar con elegancia y monumentalidad el encuentro de dos avenidas importantes sumándose la Diagonal Norte. La construcción estuvo a cargo de la compañía inglesa Siemens, Bawnion, Geope, Green & Bilfinger. Diego un amigo bonaerense me cuenta con orgullo que la construcción de esta obra monumental duro solo cuarenta días. Donde solo 150 hombres trabajaron incansablemente diariamente.
Bajo el sol brillante de un 23 de mayo de 1936 fue inaugurado el Obelisco, me cuenta Diego. Monumento que casi fue demolido tres años después pero se salvo gracias a una ordenanza, la cual justificaría su existencia por ser un monumento perteneciente a la jurisdicción de la Nación, lo cual valió para preservarlo hasta la actualidad.

El Obelisco alcanza una altura de 67 mts. (Equivalente a 32 pisos de un edificio), su base de 7x7 metros revestido de piedra blanca de oláen (provenientes de las minas de Córdoba, aunque actualmente esta revestido de cemento), su estructura es de hormigón armado hueca, por cuyo interior asciende una escalera de hierro de 342 escalones hacia las cuatro ventanas en el ápice; donde su pararrayos es invisible para los peatones. El obelisco se impuso al alma de los porteños, convirtiéndose en uno de los símbolos más característicos de la identidad ciudadana y por supuesto un atractivo que los turistas aprovechan para tomarse unas fotos para el recuerdo de haber estado en esta tierra donde nació el tango.

La protección y defensa del patrimonio cultural de los pueblos, varía de acuerdo al tiempo y al espacio donde se desarrollan hechos sociales. Hechos que van a justificar la preservación o minimización del legado cultural. Anoto esto porque para la edificación de este Obelisco se tuvo que eliminar la centenaria Iglesia de San Nicolás, icono conmemorativo de la historia de la Argentina, ya que en esta se izo por primera vez la primera Bandera de la Republica Argentina, ideada por el Presidente Belgrano. De esta manera el legado cultural de los pueblos se va enriqueciendo o minimizando, considerando las justificaciones de los hechos.

Actualmente el regimiento Patricios celebran diariamente en la Plaza de La Republica, la ceremonia de izar la bandera nacional a las 7:30 a.m. y guardarla cuando el sol se oculta. La ceremonia se realiza bajo estricta disciplina y marcialidad castrense. Acto que es parte del atractivo del Obelisco ya que los visitantes acuden puntualmente para registrar este acto en cámaras digitales y convencionales. Quizás algo que muchos citadinos ignoran es que el Obelisco funciona también como un reloj, su sombra proyectada sobre los edificios que bordean la Av. 09 de Julio.

El Obelisco es también utilizado como punto de encuentro y/o partida para diferentes marchas de orden político para dirigirse a la Plaza de Mayo donde se encuentra la Casa Rosada, o al Congreso. Ambos edificios en direcciones opuestas tomando como centro a este monumento.
Este icono Bonaerense es retratado en diferentes objetos de comercialización que tiene una aceptación positiva por parte del visitante, nacional y extranjero.


VICTOR D. CORCUERA CUEVA

Capital Federal de Buenos Aires
Argentina

28 de marzo del 2005

Izamiento - 06:15 p.m.

Conmemoración del primer izamiento



Shadows..
Para visualizar más fotografías ver:http://community.webshots.com/user/argentina2005

1 comentario:

kuqui dijo...

holaaa!
muy bueno tu blog! hac eun tiempo q lo vengo leyendo,
sabias q muchos piensan q el obelisco -por su forma fálica- es un simbolo mas del machismo q caracteriza a la sociedad argentina? inconsciente colectivo, diria charly gracia :)