viernes, 2 de noviembre de 2007

AL ENCUENTRO DE UNA BIENAL DE ARTE RUPESTRE

Los lienzos de piedra del ALTO DE LAS GUITARRAS
AL ENCUENTRO DE UNA BIENAL DE ARTE RUPESTRE


El Alto de las Guitarras es un complejo arqueológico ubicado en el distrito de Laredo, aproximadamente a 35 kilómetros al sur este de la ciudad de Trujillo. Este complejo arqueológico ostenta y reserva centenares de petroglifos – variedad de arte rupestre- .
La duración de la caminata varía entre 3 a 5 horas dependiendo del estado físico del caminante. Colonias de gallinazos, algunos coralillos, zorros grises, y cactus centenarios, únicos testigos del paso del tiempo, acompañan y matizan nuestra aventura.


Un camino Pre-hispánico utilizado por diferentes generaciones se yergue ante nosotros. Se inicia así el tramo más interesante del recorrido. Una cuesta empinada cuyas pronunciadas curvas hacen el deleite del caminante que va en busca de paz y placer motiva estimular las pantorrillas. La geografía de la ruta nos muestra la existencia de algunas cascadas que en tiempos del Fenómeno del Niño, se cubren de agua.

Al caer la tarde, divisamos la parte baja de la cuesta, parece increíble que hayamos caminado tanto. Pero el camino continúa, mochilas al hombro, unos cuantos sorbos de agua y pies en polvorosa. Al momento de arribar a la cima, una muralla compuesta de grandes rocas colocadas por guardianes eternos nos detiene la marcha; esta muralla nos hace reflexionar que estamos en territorio de nuestros abuelos dormidos...El astro rey anuncia que es hora de alumbrar la otra mitad del mundo.

Un aire seco nos abate los cabellos, parados frente a una explanada divisamos cientos de piedras rojas que por su forma dan la impresión de haber sido erupcionadas, estas nos dan la bienvenida. Siguiendo los caminos de los zorros un espectáculo natural se abre ante nuestros ojos, mientras que el sol da su último esfuerzo y esa luz descubre evidencias arquitectónicas y diseños de la flora y la fauna de un tiempo ya en el recuerdo. Diseños que aún se mantienen grabados en “lienzos” de granito volcánico, interpretaciones de escenas de cacería, aves, reptiles, las fases de un eclipse lunar, seres míticos asociados a fenómenos pluviales constelaciones y personajes "Chavinoides" son algunos de los más representativos. La técnica empleada según los especialistas es el raspado y apuntillado. De acuerdo a la técnica empleada se puede decir que van desde la época de los Cupisinique hasta los Chimus. Las medidas de estos "lienzos" van de 1.20 hasta 4 mts. Elevamos la vista y el cielo nos muestra su metamorfosis cromática... Una extraña sensación recorre nuestras epidermis, al sabernos privilegiados de asistir a estas exposiciones artísticas expuestas sólo para el cosmos de un pueblo que marcó el inicio de una civilización que aun continúa en proceso de desarrollo y progreso, esto nos hace reflexionar y hacer un juramento de preservar este patrimonio cultural, contra los profanadores de tumbas y tesoros ajenos...

Después de extasiarnos con esta manifestación cultural nos disponemos a juntar leña para encender la fogata bajo la luna llena. Entre risas y carcajadas alguien abre una chata de ron para calentar la noche, solo para calentar; mientras que la sopa hierve para luego sofocar el hambre de los viajeros. Al fin llega el momento de reflexionar acerca de aquellos petroglifos, preguntas como: quien, cómo, por qué, para qué y cuándo hicieron semejante exposición, convierte al grupo en eventuales críticos de arte. El Guía trata de explicar o dar una respuesta a cada pregunta planteada por los visitantes, ansiosos de saber o imaginar más de lo que sus ojos pueden ver. El Guía deja después de su explicación que la imaginación del grupo se explaye y vaya más rápido que las estrellas fugaces que comienzan ya hacer su espectáculo. Los integrantes le preguntan acerca de sus experiencias- él se recuesta como dejando reposar su memoria, el grupo lo imita y es así como el cicerón empieza a relatar sus experiencias, los demás con atención lo escuchan y se van dejando llevar por el dios Morfeo; mientras que un zorro gris a lo lejos observa el campamento bajo la complicidad de sus alertas y brillantes ojos; allá arriba, la estrellas fugaces transitan, tal vez persiguiendo deseos…

Al día siguiente una liviana capa blanca de neblina hace despertar al grupo, que entre saludos y sonrisas buscan un lugar apropiado para asearse, un lugar adecuado para no depredar el medio cultural.

El descenso se hace más liviano, el olor a naturaleza, el viento, el cielo azul que nos anuncia un día lleno de vida y sol, nos motiva a bajar y desear regresar en alguna otra oportunidad, pero nuestra alegría se frustra al descubrir- lo que ya se había visto en el ascenso- que botellas de plástico y de vidrio, latas de conserva tiradas por doquier por algún depredador yacen por doquier ; nos ponemos de acuerdo y empezamos a juntar todos estos desechos, pero nuestra indignación llega al tope cuando observamos que aquellos añosos cactus gigantes como su memoria y algunos episodios culturales de nuestro abuelos, han sido victimas del vandalismo de gente inescrupulosa... Es un hecho que las autoridades deben tomar en cuenta para proteger el área arqueológica en coordinación con las comunidades que residen cercanas a este complejo arqueológico, que por sus características culturales, asociadas al entorno geográfico lo vuelve único en el norte del Perú.

Llegamos a la carretera para tomar nuestro transporte que nos traerá de regreso a casa, en el cielo los gallinazos nos despiden haciendo maniobras y piruetas aladas, demostrando así su poder desplegado y el dominio que ejercen sobre del viento. Aproximadamente son la una de la tarde, Trujillo nos recibe con su caótica atmósfera urbana. Los integrantes del grupo regresan felices, satisfechos, listos para descansar la tarde del domingo, todos preguntan y reclaman al Guía que los tomen en cuenta para la próxima salida, quien con una sonrisa en los labios se despide...

PDTA. El INC La Libertad al tener conocimiento del atentado al Complejo Arqueológico mencionado, envío su equipo de restauradores para que mediante técnicas apropiadas logren quitar el pigmento químico del spray utilizado por lo vándalos.

Cordialmente:
Víctor Corcuera Cueva
Noviembre del 2000
Update in 2006

No hay comentarios: