jueves, 8 de febrero de 2018

VISITA AL PARQUE NACIONAL DEL VESUBIO

VISITA AL PARQUE NACIONAL DEL VESUBIO

Reserva de biosfera

Víctor D. Corcuera Cueva
La geomorfología de nuestro planeta se debe, en gran parte, a la actividad volcánica. El vulcanismo ha configurado los continentes del presente; asimismo, ha contribuido - durante las épocas geológicas - al cambio climático. Algunos lugares cómo el Parque Nacional Somma-Vesubio, al sur de Italia, forman parte de la red de Reservas de Biosfera; son laboratorios abiertos donde se genera conocimiento, cuyos fines es lograr la conciliación entre el uso sostenible de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad. El Vesubio es un volcán en actividad permanente, su última erupción se remonta a 1944, sin embargo, la más conocida es aquella que sepultó bajo toneladas de ceniza y lodo a las ciudades de Pompeya y Herculano en el año 79 de nuestra era. El siguiente artículo trata, en términos generales, de los procesos naturales y culturales que dan por resultado el interés de visitar el cráter del Vesubio y  su entorno.

La diversidad geográfica de los Andes Centrales[i] permite la práctica de deportes de montaña, al aire libre y en todos los niveles.  Desde los promontorios rocosos de la franja costera hasta las grandes montañas ubicadas en la Cordillera Blanca. A pesar de la milenaria relación entre el hombre andino y sus montañas sagradas[ii],  en el Perú el andinismo es un deporte enajenado de la población local. Personalmente he logrado subir algunas montañas en las diferentes regiones naturales del territorio andino; desde sus cumbres la perspectiva siempre ha sido alentadora, positiva, y es muy probable que en alguna de aquellas cimas habría imaginado encumbrar al Vesubio.

El Parque Nacional Somma-Vesubio
El Parque Nacional Somma-Vesubio fue creado en 1995, su superficie es de 8.482 hectáreas. El Vesubio es un volcán encajado dentro del cráter del extinto Somma. Debido a su continua actividad volcánica el Vesubio esta caracterizado como un estrato volcán. Después de la erupción del 79 d.C., se tiene el registro de 14 erupciones sucedidas entre el 203 d.C. y 1944 (última erupción)[iii]. En 1944 el Vesubio perdió su emblemático penacho blanco. 
Hasta el momento se ha logrado identificar más de 600 especies de flora silvestre, algunas son endémicas. Aprovechando los diferentes sustratos la flora gana terreno. Se tiene, entre otras especies, la Spartium junceum (Retama); Genista aetnensis (Retama del Etna); Centranthus ruber (Valeriana roja)[iv].
El Gobierno Italiano en el marco de la Campaña “Expo y Territorios” viene impulsando la promoción de la gastronomía y tesoros escondidos en su vasto territorio[v]. El Parque Nacional Somma-Vesubio se ubica en el corazón continental del Golfo de Nápoles. Éste  es de interés geológico, biológico e histórico[vi].  Asimismo, integra el Programa MAB (Programa sobre el Hombre y la Biosfera) y de la Red de Reservas de Biosfera de la UNESCO[vii]. En este sentido la visita del Parque Nacional Somma-Vesubio[viii] es de carácter obligatorio para los visitantes de Nápoles.

Ocupación cultural  de la Campania
La ciudad de Nápoles es la capital de la Región italiana de la Campania. La ocupación cultural de esta Región se remonta al Paleolítico. Sin embargo, a causa de una gran erupción volcánica, sucedida hace 39000 años, se ralentizo la transición del Paleolítico Medio al Paleolítico Superior. Esta erupción abarcó un área de 3 millones de km cuadrados, cubriendo toda esta superficie de ceniza volcánica desde el Mediterráneo Este, hasta Siberia. La población humana fue diezmada y además se impidió la entrada de otros grupos. No obstante todo ese material piroclástico, a través del tiempo, creó las condiciones favorables de vida para el asentamiento del hombre moderno[ix].  

Gracias a sus tierras fértiles y bellas costas, la Región de la Campania se convertiría en el granero de Roma y estación de reposo para su  aristocracia. Sin embargo, a causa del espíritu independista de los Napolitanos,  el dictador Lucio Sila envió, en el año 82 a.C., sus tropas para pacificar las guerras civiles. 

Por otro lado, las excavaciones arqueológicas de Pompeya y Herculano, ciudades portuarias, demuestran el nivel desarrollo de la ingeniería y arquitectura romana inspirada en las helénicas ciudades grecas[x]. Ambas ciudades se encuentran en  estado de conservación excepcional (Figuras 1,2).
Figura 1. Calle de Pompeya. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 2. Interior de una casa en Herculano. Fotografía © Víctor Corcuera 2018

La erupción del Vesubio (79 d.C.)
Aparentemente los romanos, a pesar de las eventuales fumarolas, desestimaban una eventual erupción. Un fuerte terremoto sucedido en el año 62 d.C. causó serios daños estructurales en ambas ciudades. La población se puso de pie e inmediatamente empezó la restauración de los edificios públicos y privados. De acuerdo con los relatos de Plinio “el joven”[xi] - testigo directo de la erupción - se conoce a precisión lo ocurrido. Él relata que  un 24 de agosto del año 79 de nuestra, la tierra empezó a temblar causando caos en la población de ambas ciudades. Estos sismos precedieron el inminente despertar del Vesubio. Luego vino la enorme columna de cenizas y de gas sulfuroso, posteriormente la lluvia de piedras pómez e incesantes tsunamis. El día se volvió noche. La mayoría de la población murió asfixiada, otros ahogados o perecidos bajo los escombros y una minoría logró escapar. La ciudad de Herculano fue sepultada por un huayco causado por una torrencial lluvia que acarreo el material piroclástico de las laderas del Vesubio. Pompeya, al igual que Herculano, fue cubierta con millones de toneladas de ceniza.

Así como el desborde del Nilo fertiliza con limo a los suelos agrícolas en Egipto; y los ENSO germinan la vida en los desiertos de la costa norte del Perú; el Vesubio ha fertilizado lo suelos de la Campania a través de los siglos. Es en esta región que crece el mejor y más delicioso tomate de Italia, ingrediente básico de la rica gastronomía Napolitana. Después de todo en Nápoles se come mejor y a mitad de precio que en Roma. La mejor pizza y el mejor Spaguetti al pomodoro   de mi vida los he degustado en esta ciudad (Figuras 3 y 4).
Figura 3. Variedad de tomates (Solanum lycopersicum), los mejores de Italia, en el mercado de Ercolano. Fotografía © Víctor Corcuera 2018

Figura 4. Un botón cómo muestra. Pastas con frutos del mar. © Víctor Corcuera 2018

La visita al cráter del Vesubio
Existen diversos medios para acceder al Vesubio: a pie, en bicicleta, en taxi y en bus. De éstas la más práctica, en cuestiones de presupuesto – tiempo, el del bus es la que se ajusta a la mayoría de visitantes. Las salidas son diarias y cuesta 20 €, precio que incluye la ida y vuelta en el bus y el boleto de entrada al Parque. Durante el trayecto se observa la lava volcánica, la ciudad de Nápoles y la costa amalfitana.  De la estación de bus hasta el ingreso del Parque son 14 km y se asciende 902 m. Inmediatamente después del área de parqueo se ubica la caseta de control de guarda parques. El camino pedestre asciende 200 m a lo largo de 1.7 km. La vista es espectacular. La neblina y las solfataras juegan con la visibilidad del volcán y su entorno (Figuras 5-14).

La altura máxima del Vesubio es de 1281 m.s.n.m. Evidentemente no es la cumbre más alta que he realizado, sin embargo ascender a su cima marca un ante y después en mis aventuras de viaje. Las lecturas que durante mi infancia me llevaron  a conocerlo, hicieron que mi imaginación lo eleve al nivel de un Volcán mítico, fantástico. En conclusión el viaje al Monte del Vesubio es sin dudas uno de los mejores que he realizado en mi vida. No siempre tenemos la suerte de estar en el cráter de un volcán activo y de importancia geológica e histórica.


Figura 5. Trayecto del bus desde la ciudad de Herculano hasta el ingreso al Parque volcánico. Foto google earth dibujada por Víctor Corcuera 2018

Figura 6. Ciclistas en dirección al Parque volcánico. Foto © Víctor Corcuera 2018

Figura 7. Trayecto del ascenso a la cumbre del Vesubio. Foto googl earth.
Figura 8. Camino pedestre que lleva hasta la cumbre. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 9. El cráter del Vesubio. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 10. Detalle de la “retama del Etna” (Genista aetnensis). Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 11. El cráter desde la cumbre. En primer plano dos piedras talladas en forma de pallares moche. Fotografía © Víctor Corcuera 2018.
Figura 12. Curva de ascenso en positivo a la cumbre del Vesubio. Dibujado por © Víctor Corcuera 2018
Figura 13. De regreso antes que todo se cubra. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 14. Trayecto de la cumbre al Vesubio, al fondo la costa amalfitana. Foto Google earth, dibujado por © Víctor Corcuera 2018 


Víctor D. Corcuera Cueva
El bosque de los Curis, febrero del 2018

Notas y breve bibliografía consultada




[i] PULGAR, Javier (1987). Geografía del Perú. Las ocho regiones naturales. Peisa eds., Barcelona.

[ii] GAYOSO, Henry (2014) ¿Por qué Aiapaec y Chichopaec no son nombres de dioses? Chungara, Revista de Antropología Chilena. Vol. 46 (3) pp. 351-352. https://www.academia.edu/8207596/Gayoso_2014_-_Porqu%C3%A9_Aiapaec_y_Chicopaec_no_son_nombres_de_dioses Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[iii] Naples et Pompéi (2014). Ischia et Procida. La Côte sorrentine. Capri. Le Vésuve. La côte amalfitaine. Enciclopédies du Voyage Gallimard. pp. 238-239

[iv] Op. Cit., p. 26

[v] EXPO MILAN 2015. Italia. http://www.expo2015.org/archive/en/participants/countries/italy.html Recuperado el 08 de febrero del 2018.

[vii] Red de Reservas de Biosfera de la UNESCO. http://www.unesco.org/new/es/natural-sciences/environment/ecological-sciences/biosphere-reserves/ Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[viii] Sitio oficial del Parque Nacional del Vesubio http://www.parconazionaledelvesuvio.it/pnv/home/index.asp Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[ix] Gran erupción del Ignimbrita Campania http://www.bsc.es/viz/campanian_ignimbrite/ Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[x] Naples et Pompéi (2014). Ischia et Procida. La Côte sorrentine. Capri. Le Vésuve. La côte amalfitaine. Enciclopédies du Voyage Gallimard. p. 29

[xi] Pline le Jeune https://fr.wikipedia.org/wiki/Pline_le_Jeune Recuperado el 8 de febrero del 2018.

No hay comentarios: