miércoles, 26 de septiembre de 2018

La Gran Biblioteca Nacional de Montreal

La Gran Biblioteca Nacional de  Montréal

Para alguien que, como la mayoría de peruanos, proviene de una escuela pública, descubrir la Gran Biblioteca de Montréal, fue lo mejor que -en estatus de inmigrante- pudo pasarme.
Mi arribo a Montréal coincidió con su inauguración –en el presente es llamada Banq (Biblioteca y archivos nacionales de Quebec)-, entonces decidí afiliarme y tener acceso –como lector-. Fue como estar en el paraíso del placer de la lectura. El edificio había sido concebido para cumplir la real misión de una biblioteca, un espacio de investigación para enriquecer el conocimiento y al servicio de la comunidad. Ambientado, en sus diferentes salas y con la clave de la accesibilidad, sin discriminación ni elitismo.
Con mi carné de lector pude acceder a libros, películas, archivos fotográficos; para consultarlos en sala o en casa. A veces, por el trabajo, no podía devolverlos a tiempo, entonces vía internet el plazo se podía ampliar sin ningún problema ni funcionario que ponga trabas al trámite.
El sistema de transporte público habia dispuesto una parada, tanto para buses como para el metro. En el caso del metro, desde éste había un ascensor y escaleras, que llegaban directamente hasta la puerta principal de la Gran Biblioteca. Evidentemente para las personas con discapacidad física existía todas las facilidades de accesibilidad, ni más ni menos.
Recuerdo que hallé, entre la sección de cuentos, uno inspirado en la cultura Moche, full color, para niños y adultos, y en francés. Entonces me preguntaba porque los gobiernos de turno, en nuestro país, seguían retardando la reforma educativa. ¿Por qué carajos nuestras bibliotecas contenían libros desfasados e imposible de llevarlos a casa? ¿Por qué al costado de nuestras bibliotecas armaban polladas, campeonatos de fulbito, verbenas, etc.? ¿Por qué nuestro sistema educativo seguía siendo la última rueda del coche?
Mi viaje a Montréal fue en el 2005 y allá descubrí el mundo de los documentales, los cuales trataban de nuestras realidades. Los investigadores eran doctorantes, en varias disciplinas, que iban a Perú de viaje de campo. Es así que me vinculé en colectivos de activistas, pero eso ya es historia de otro relato.
Acabo de encontrar mi carné de lector de la Banq y llegaron estas memorias.
Por cierto, ¿Para cuándo una biblioteca municipal al nivel de la “capital de la cultura”? ¿Los candidatos al sillón municipal y regional habrán pensado al respecto?

Víctor D. Corcuera Cueva
Trujillo, 26 de setiembre de 2018

miércoles, 8 de agosto de 2018

Arqueología de rescate. La arqueología a gran velocidad

Arqueología de rescate
La arqueología a gran velocidad

Víctor D. Corcuera Cueva

El trazo de la ocupación humana en Francia se remonta a más de 400 000 años. Tiempo que es un arañazo con respecto a los inicios de la humanidad. Picq (2015) afirma que, durante 2 millones de años, del Homo erectus al Homo sapiens, diferentes especies humanas se han sucedido las unas tras las otras, y es a causa de la invención de las agriculturas que las poblaciones de Homo sapiens han evolucionado de formas gráciles (Picq, 2015: 8,232).  Es en ese sentido que gracias al espíritu nómada de los primeros hombres que se pudo ocupar Europa Occidental. Éstos se adaptarán al medio geográfico de Aquitania, que de acuerdo con Foucault (2011) se caracteriza por ser una gran cuenca sedimentaria, de relleno del eoceno superior y del oligoceno, sobre todo lacustre (melaza del Agenais) y del cuaternario, muy monótono (Foucault, 2011:56,57).

Los primeros trazos de ocupación humana aparecen raramente en los contextos arqueológicos. Sin embargo, existen ciertos aspectos que ya han sido registrados minuciosamente, como el caso del “culto de huesos”. De acuerdo con Leroi-Gouhran (1965) la frecuencia o la disposición de ciertas partes de esqueletos de hombres o animales se han clasificado en tres temas: el culto de osos, el culto de cráneos y el culto de mandíbulas (Leroi-Gouhran, 1964: 154). De otro lado, con respecto a las sepulturas, algunas muestran osamentas rotas que podrían indicar canibalismo o simplemente abandono; mientras que en otra se observan entierros formales, con patrones establecidos (Op Cit. p. 158).
Lo descrito líneas arriba es una introducción para comprender los problemas que enfrentan en el presente los arqueólogos franceses, considerando que es uno de los periodos más antiguos de la ocupación humana en el país galo. De otro lado, el crecimiento y creación de ciudades continua, sobre todo cerca las grandes urbes ya establecidas. En ese sentido el enfoque de investigación arqueológica se centra en cuatro etapas: la prospección, la excavación, el estudio y la publicación. 

Con respecto a la investigación arqueológica en Francia, observamos que se encuentra bien avanzada. La ciencia arqueológica tiene el apoyo directo de otras disciplinas que se centran en el estudio del pasado y con éstas diferentes escuelas y laboratorios, como por ejemplo: Escuela de altos estudios en ciencias sociales – París ; Historia -Université Panthéon-Sorbonne (Paris 1); Escuela nacional de Cartas; Laboratorio de crono-ambiente ; Arqueometría y arqueología: origen, datación y tecnología de materiales-Humanités-Université de Bordeaux; Arqueozoología, arqueobotánica; Sociedades, prácticas y ambientes; Ciencias y ambiente - Université de Bordeaux; Ambientes y paleoambientes oceánicos.  Entre otros.


Asimismo, según Migeon (2009) el estado francés tiene contratados arqueólogos esparcidos entre el Ministerio de Cultura (500 arqueólogos), el Ministerio de Investigación : CNRS (300) , en las universidades y “Grandes Escuelas” parisinas (400) y un Instituto de investigaciones en arqueología preventiva (1500) para las operaciones arqueológicas efectuadas en el territorio francés; además existen otros arqueólogos contratados por el Instituto de Investigación y Desarrollo (20) que trabaja en los territorios de ultra-mar (Guyana, Guadalupe, Martinica y Reunión), y el Ministerio de Asuntos Exteriores que fomenta investigaciones en diversos países del mundo (100). En unas 60 ciudades y departamentos (regiones) existen también servicios arqueológicos, dependientes de los alcaldes y los “gobernadores” (300) (Migeon, 2009:1).

Siendo Francia el país con la quinta economía más importante del mundo y la segunda, después de Alemania, en Europa, la red de infraestructura vinculada a diversos sectores es una política de Estado. En ese sentido la ampliación de redes de comunicación, como la del transporte en tren, es de vital importancia. Los grandes espacios en uso turístico y educativo, en Burdeos, lo demuestra (Corcuera, 2017a, 2017b, 2017c)

Recientemente, entre 2009 y 2013, a lo largo de 300 km, con la remoción de más 70 millones cúbicos de tierra y la participación de aproximadamente 850 arqueólogos; se ejecutó la arqueología de rescate más importante de la Región Aquitania. En efecto, los trabajos de ejecución de la flamante línea de gran velocidad entre las ciudades de Burdeos y Tours, permitieron excavar 50 sitios arqueológicos (Figuras 1 y 2). 

Figura 1. Estación de tren en Tours. Foto Víctor Corcuera 2009
Figura 2. Estación de tren, Burdeos. Foto Víctor Corcuera, 2018
Un programa colosal para los descubrimientos arqueológicos donde los hallazgos han permitido mejor estudiar 400 000 años de ocupación: paleolítico, neolítico, edad de bronce, edad de fierro, granjas galas, ciudades galo-romanas y los restos medievales.

No hay que perder de vista que la información del patrimonio arqueológico es clave para comprender las actividades del hombre, de sus procesos y su relación con el entorno a través del tiempo. En ese sentido, a partir de las evidencias arqueológicas se despierta el interés por parte de la población, generando valores de apreciación positiva hacia su Patrimonio, hacía si mismos. El rescate del pasado nos ayuda a conocer los aspectos económicos, sociales, ambientales y tecnológicos de la sociedad humana.

Todo este paquete - excepcional  -, de hallazgos, fue expuesto temporalmente en el Museo de Aquitania de la ciudad Burdeos. La muestra se realizó  desde el 27 de junio de 2017 hasta marzo de 2018.  La exposición estuvo matizada con visitas comentadas y talleres familiares. Los talleres en los laboratorios permitieron a los niños jugar a ser científicos, analizando los vestigios arqueológicos. La dinámica de esta nueva propuesta dio la posibilidad de descubrir otras disciplinas “raras” como, la carpología, topografía, arqueo-zoología, numismática, entre otras. Con lupas, bolsas, los pequeños científicos estudiaban los restos botánicos, de monedas antiguas, fragmentos de cerámica o mandíbulas de animales. Todas estas actividades fueron totalmente gratuitas y anunciadas oportunamente por el programa cultural del Museo de Aquitania (Figuras 3-11).

Figura 3. Utensilios que datan del Neolítico. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 4. Mujer del neolítico produciendo sus herramientas.  Foto Víctor Corcuera, 2018


Figura 5. Hallazgos correspondientes al periodo galo-romano. Foto Víctor Corcuera, 2018

Figura 6. Tecnologías constructivas durante el medievo francés. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 7. Fragmentos hallados correspondientes a la edad de fierro. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 8. Torteros de arcilla de la época medieval. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 9. Objetos tallados en hueso: peines, mango de cuchillo y alfiler. Alta edad media. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 10. Animación locomotriz del nuevo tren de gran velocidad Tours-Burdeos. Foto Víctor Corcuera, 2018
Figura 11. Fachada del Museo de Aquitania. Foto Víctor Corcuera, 2009

Víctor D. Corcuera Cueva
Trujillo, el 8 de agosto de 2018


Referencias citadas
CORCUERA, Víctor
2017a    La Duna de Pilat. Modelo de gestión de un Patrimonio excepcional. En: VEA La Revista, 16(211), p. 14
2017b    Arqueología, Tecnología y Turismo. En: VEA La Revista, 16(206), p. 26
2017c    La Cité du vin. Recuperado de: http://victorcorcuera.blogspot.com/2017/05/la-cite-du-vin.html

FOUCAULT, Alain
2011      Sur les sentiers de la géologie. DUNOD, Paris. pp. 56,57

LEROI-GOURHAN, André
1964      Le geste et la parole I. Technique et langage. Albin Michel Sciences. pp. 154,158.

MIGEON, Gérald
2009      Protección y gestión del patrimonio arqueológico en Francia. CNRS

Musée d’Aquitaine
2018      Programme culturel Janvier/Juin 2018. p.2

PICQ, Pascal
2015      La Marche. Sauver le nómade qui est en nous. Editions Autrement, Paris. pp. 8,232

lunes, 26 de febrero de 2018

LOS BALSARES DE HUANCHACO


LOS BALSARES DE HUANCHACO
UN NUEVO SITIO RAMSAR PARA EL PERÚ


Víctor D. Corcuera Cueva


Los Humedales son cunas de diversidad biológica, suministradores de agua dulce, alimentos, materiales de construcción y mitigadores del cambio climático; son la reserva mundial de agua dulce. En el Perú desde hace más de 10000 años se hace uso de los recursos provenientes de los Humedales, uno de ellos es la totora, materia prima del milenario “Caballito de totora”. Sin embargo, diversos factores están atentando en contra de su integridad, uno de estos factores es la enajenación y desconocimiento - por parte del poblador local - frente a estas fuentes de vida.  En este sentido, el siguiente articulo visibiliza la historia de la Convención Ramsar, la situación de los Humedales en el Perú y las iniciativas para su uso social y conservación en la Provincia de Trujillo, La Libertad. 

Articulo completo: Pulse aquí



lunes, 19 de febrero de 2018

LE MARCHÉ AU GRAS À PÉRIGUEUX

LE MARCHÉ AU GRAS À PÉRIGUEUX



Périgueux es la capital de la Provincia de Périgord, Departamento de Dordoña, Región Nueva Aquitania, Francia. Su población bordea los 30 000 habitantes, lo cual la ubica en la más importante de Périgord. Su ocupación cultural se remonta al paleolítico, sin embargo es su Patrimonio religioso - manifestado en los diferentes monumentos - como la Catedral Saint-Front y el Camino de Compostela, el más representativo. Los monumentos citados  forman parte de la Lista Mundial de Sitios UNESCO, lo cual exige una gestión a un nivel internacional para garantizar su  conservación.

Uno de los atractivos de esta ciudad son sus mercados, el de Trufas (variedad de hongo comestible) y de los productos grasos.

Les marché au gras (Los mercados de productos grasos)
Desde hace 40 años en Périgueux diversos productores locales se dan cita en la Plaza San Luis para ofrecer sus productos que provienen de diferentes puntos del Departamento de la Dordogne. Este mercado se da entre los meses de noviembre hasta marzo, los días miércoles y sábado. Es una fiesta de mercado, desde el alba se instala una gran carpa que protege de los embates climáticos a comerciantes y visitantes. La música de fondo ameniza el mercado y además se oferta - gratuitamente - bocadillos en base a pato, cerdo, hongos, salchichas; todos éstos de una calidad de primera.

La toma de conciencia frente al cambio climático por parte de la población se manifiesta, entre otras cosas, en el uso de canastas y cestos, de material biodegradable.  La población que pone en práctica este tipo de hábitos son adultos mayores, en su mayoría, sin embargo, esta tendencia de volver a utilizar canastas de fibra vegetal, esta extendiéndose a otros rangos de edad.

La ciudad de Périgueux tiene esa hospitalidad que hace sentir al visitante como si estuviera en casa. La gente es amable y cálida. Desde luego que volveremos y por más tiempo.

Víctor D. Corcuera Cueva
El bosque de los Curis, 19 de febrero del 2018


Fotografías

La atención es personalizada. Foto © Víctor Corcuera 2018
Durante la misma temporada también se instala el "mercado de las truffas". Foto © Víctor Corcuera 2018

El uso de bolsos en fibra vegetal esta de vuelta. Foto © Víctor Corcuera 2018

Los organizadores del "marché au gras" amenizan con música y parrillas. Foto © Víctor Corcuera 2018

La hospitalidad de esta ciudad y la calidez de su gente, hacen que uno se sienta como en casa. Foto © Víctor Corcuera 2018

Regresaremos pronto. Foto © Víctor Corcuera 2018

jueves, 8 de febrero de 2018

VISITA AL PARQUE NACIONAL DEL VESUBIO

VISITA AL PARQUE NACIONAL DEL VESUBIO

Reserva de biosfera

Víctor D. Corcuera Cueva
La geomorfología de nuestro planeta se debe, en gran parte, a la actividad volcánica. El vulcanismo ha configurado los continentes del presente; asimismo, ha contribuido - durante las épocas geológicas - al cambio climático. Algunos lugares cómo el Parque Nacional Somma-Vesubio, al sur de Italia, forman parte de la red de Reservas de Biosfera; son laboratorios abiertos donde se genera conocimiento, cuyos fines es lograr la conciliación entre el uso sostenible de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad. El Vesubio es un volcán en actividad permanente, su última erupción se remonta a 1944, sin embargo, la más conocida es aquella que sepultó bajo toneladas de ceniza y lodo a las ciudades de Pompeya y Herculano en el año 79 de nuestra era. El siguiente artículo trata, en términos generales, de los procesos naturales y culturales que dan por resultado el interés de visitar el cráter del Vesubio y  su entorno.

La diversidad geográfica de los Andes Centrales[i] permite la práctica de deportes de montaña, al aire libre y en todos los niveles.  Desde los promontorios rocosos de la franja costera hasta las grandes montañas ubicadas en la Cordillera Blanca. A pesar de la milenaria relación entre el hombre andino y sus montañas sagradas[ii],  en el Perú el andinismo es un deporte enajenado de la población local. Personalmente he logrado subir algunas montañas en las diferentes regiones naturales del territorio andino; desde sus cumbres la perspectiva siempre ha sido alentadora, positiva, y es muy probable que en alguna de aquellas cimas habría imaginado encumbrar al Vesubio.

El Parque Nacional Somma-Vesubio
El Parque Nacional Somma-Vesubio fue creado en 1995, su superficie es de 8.482 hectáreas. El Vesubio es un volcán encajado dentro del cráter del extinto Somma. Debido a su continua actividad volcánica el Vesubio esta caracterizado como un estrato volcán. Después de la erupción del 79 d.C., se tiene el registro de 14 erupciones sucedidas entre el 203 d.C. y 1944 (última erupción)[iii]. En 1944 el Vesubio perdió su emblemático penacho blanco. 
Hasta el momento se ha logrado identificar más de 600 especies de flora silvestre, algunas son endémicas. Aprovechando los diferentes sustratos la flora gana terreno. Se tiene, entre otras especies, la Spartium junceum (Retama); Genista aetnensis (Retama del Etna); Centranthus ruber (Valeriana roja)[iv].
El Gobierno Italiano en el marco de la Campaña “Expo y Territorios” viene impulsando la promoción de la gastronomía y tesoros escondidos en su vasto territorio[v]. El Parque Nacional Somma-Vesubio se ubica en el corazón continental del Golfo de Nápoles. Éste  es de interés geológico, biológico e histórico[vi].  Asimismo, integra el Programa MAB (Programa sobre el Hombre y la Biosfera) y de la Red de Reservas de Biosfera de la UNESCO[vii]. En este sentido la visita del Parque Nacional Somma-Vesubio[viii] es de carácter obligatorio para los visitantes de Nápoles.

Ocupación cultural  de la Campania
La ciudad de Nápoles es la capital de la Región italiana de la Campania. La ocupación cultural de esta Región se remonta al Paleolítico. Sin embargo, a causa de una gran erupción volcánica, sucedida hace 39000 años, se ralentizo la transición del Paleolítico Medio al Paleolítico Superior. Esta erupción abarcó un área de 3 millones de km cuadrados, cubriendo toda esta superficie de ceniza volcánica desde el Mediterráneo Este, hasta Siberia. La población humana fue diezmada y además se impidió la entrada de otros grupos. No obstante todo ese material piroclástico, a través del tiempo, creó las condiciones favorables de vida para el asentamiento del hombre moderno[ix].  

Gracias a sus tierras fértiles y bellas costas, la Región de la Campania se convertiría en el granero de Roma y estación de reposo para su  aristocracia. Sin embargo, a causa del espíritu independista de los Napolitanos,  el dictador Lucio Sila envió, en el año 82 a.C., sus tropas para pacificar las guerras civiles. 

Por otro lado, las excavaciones arqueológicas de Pompeya y Herculano, ciudades portuarias, demuestran el nivel desarrollo de la ingeniería y arquitectura romana inspirada en las helénicas ciudades grecas[x]. Ambas ciudades se encuentran en  estado de conservación excepcional (Figuras 1,2).
Figura 1. Calle de Pompeya. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 2. Interior de una casa en Herculano. Fotografía © Víctor Corcuera 2018

La erupción del Vesubio (79 d.C.)
Aparentemente los romanos, a pesar de las eventuales fumarolas, desestimaban una eventual erupción. Un fuerte terremoto sucedido en el año 62 d.C. causó serios daños estructurales en ambas ciudades. La población se puso de pie e inmediatamente empezó la restauración de los edificios públicos y privados. De acuerdo con los relatos de Plinio “el joven”[xi] - testigo directo de la erupción - se conoce a precisión lo ocurrido. Él relata que  un 24 de agosto del año 79 de nuestra, la tierra empezó a temblar causando caos en la población de ambas ciudades. Estos sismos precedieron el inminente despertar del Vesubio. Luego vino la enorme columna de cenizas y de gas sulfuroso, posteriormente la lluvia de piedras pómez e incesantes tsunamis. El día se volvió noche. La mayoría de la población murió asfixiada, otros ahogados o perecidos bajo los escombros y una minoría logró escapar. La ciudad de Herculano fue sepultada por un huayco causado por una torrencial lluvia que acarreo el material piroclástico de las laderas del Vesubio. Pompeya, al igual que Herculano, fue cubierta con millones de toneladas de ceniza.

Así como el desborde del Nilo fertiliza con limo a los suelos agrícolas en Egipto; y los ENSO germinan la vida en los desiertos de la costa norte del Perú; el Vesubio ha fertilizado lo suelos de la Campania a través de los siglos. Es en esta región que crece el mejor y más delicioso tomate de Italia, ingrediente básico de la rica gastronomía Napolitana. Después de todo en Nápoles se come mejor y a mitad de precio que en Roma. La mejor pizza y el mejor Spaguetti al pomodoro   de mi vida los he degustado en esta ciudad (Figuras 3 y 4).
Figura 3. Variedad de tomates (Solanum lycopersicum), los mejores de Italia, en el mercado de Ercolano. Fotografía © Víctor Corcuera 2018

Figura 4. Un botón cómo muestra. Pastas con frutos del mar. © Víctor Corcuera 2018

La visita al cráter del Vesubio
Existen diversos medios para acceder al Vesubio: a pie, en bicicleta, en taxi y en bus. De éstas la más práctica, en cuestiones de presupuesto – tiempo, el del bus es la que se ajusta a la mayoría de visitantes. Las salidas son diarias y cuesta 20 €, precio que incluye la ida y vuelta en el bus y el boleto de entrada al Parque. Durante el trayecto se observa la lava volcánica, la ciudad de Nápoles y la costa amalfitana.  De la estación de bus hasta el ingreso del Parque son 14 km y se asciende 902 m. Inmediatamente después del área de parqueo se ubica la caseta de control de guarda parques. El camino pedestre asciende 200 m a lo largo de 1.7 km. La vista es espectacular. La neblina y las solfataras juegan con la visibilidad del volcán y su entorno (Figuras 5-14).

La altura máxima del Vesubio es de 1281 m.s.n.m. Evidentemente no es la cumbre más alta que he realizado, sin embargo ascender a su cima marca un ante y después en mis aventuras de viaje. Las lecturas que durante mi infancia me llevaron  a conocerlo, hicieron que mi imaginación lo eleve al nivel de un Volcán mítico, fantástico. En conclusión el viaje al Monte del Vesubio es sin dudas uno de los mejores que he realizado en mi vida. No siempre tenemos la suerte de estar en el cráter de un volcán activo y de importancia geológica e histórica.


Figura 5. Trayecto del bus desde la ciudad de Herculano hasta el ingreso al Parque volcánico. Foto google earth dibujada por Víctor Corcuera 2018

Figura 6. Ciclistas en dirección al Parque volcánico. Foto © Víctor Corcuera 2018

Figura 7. Trayecto del ascenso a la cumbre del Vesubio. Foto googl earth.
Figura 8. Camino pedestre que lleva hasta la cumbre. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 9. El cráter del Vesubio. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 10. Detalle de la “retama del Etna” (Genista aetnensis). Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 11. El cráter desde la cumbre. En primer plano dos piedras talladas en forma de pallares moche. Fotografía © Víctor Corcuera 2018.
Figura 12. Curva de ascenso en positivo a la cumbre del Vesubio. Dibujado por © Víctor Corcuera 2018
Figura 13. De regreso antes que todo se cubra. Fotografía © Víctor Corcuera 2018
Figura 14. Trayecto de la cumbre al Vesubio, al fondo la costa amalfitana. Foto Google earth, dibujado por © Víctor Corcuera 2018 


Víctor D. Corcuera Cueva
El bosque de los Curis, febrero del 2018

Notas y breve bibliografía consultada




[i] PULGAR, Javier (1987). Geografía del Perú. Las ocho regiones naturales. Peisa eds., Barcelona.

[ii] GAYOSO, Henry (2014) ¿Por qué Aiapaec y Chichopaec no son nombres de dioses? Chungara, Revista de Antropología Chilena. Vol. 46 (3) pp. 351-352. https://www.academia.edu/8207596/Gayoso_2014_-_Porqu%C3%A9_Aiapaec_y_Chicopaec_no_son_nombres_de_dioses Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[iii] Naples et Pompéi (2014). Ischia et Procida. La Côte sorrentine. Capri. Le Vésuve. La côte amalfitaine. Enciclopédies du Voyage Gallimard. pp. 238-239

[iv] Op. Cit., p. 26

[v] EXPO MILAN 2015. Italia. http://www.expo2015.org/archive/en/participants/countries/italy.html Recuperado el 08 de febrero del 2018.

[vii] Red de Reservas de Biosfera de la UNESCO. http://www.unesco.org/new/es/natural-sciences/environment/ecological-sciences/biosphere-reserves/ Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[viii] Sitio oficial del Parque Nacional del Vesubio http://www.parconazionaledelvesuvio.it/pnv/home/index.asp Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[ix] Gran erupción del Ignimbrita Campania http://www.bsc.es/viz/campanian_ignimbrite/ Recuperado el 8 de febrero del 2018.

[x] Naples et Pompéi (2014). Ischia et Procida. La Côte sorrentine. Capri. Le Vésuve. La côte amalfitaine. Enciclopédies du Voyage Gallimard. p. 29

[xi] Pline le Jeune https://fr.wikipedia.org/wiki/Pline_le_Jeune Recuperado el 8 de febrero del 2018.

jueves, 18 de enero de 2018

EL ESPEJO DE AGUA

LE MIROIR D'EAU - EL ESPEJO DE AGUA


A partir del 2007 la ciudad de Burdeos figura como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Sin embargo, ya desde el año de 1996 se venían realizando obras de mejoras para la ciudad. Es en este contexto que un año antes de ser incluida en la Lista Mundial, o sea en el 2006, se inaugura “Le Miroir d’Eau”, en pleno centro comercial de Burdeos: La Plaza de la Bolsa.

“El espejo de Agua”, es una placa en granito (3450 m2) con una diáfana capa de 2 cm de espesor de agua cristalina, la cual permite que la tonalidad del cielo se refleje y dé esa sensación visual de un espejo gigante. Niños, jóvenes y adultos, locales y visitantes, la invaden diariamente con fines diversos. El vapor y chorros de agua, hacen de éste el más visitado en Burdeos. Es común ver, durante la temporada estival, el uso público democratizado sin restricciones.
Sin duda es el mejor espacio para disfrutar del Patrimonio arquitectónico de Burdeos.

Víctor Corcuera Cueva
Burdeos, 18 de enero del 2018

sábado, 28 de octubre de 2017

ARQUEOLOGIA DE LA MUERTE. PRACTICAS FUNERARIAS EN LA BAHIA DE HUANCHACO

ARQUEOLOGÍA DE LA MUERTE


Queridos amigos a propósito del 02 de noviembre, día de los muertos, es un placer compartirles mi reciente artículo -publicado en la Revista VEA edición N° 215- el cual trata acerca de uno de los campos de investigación de las Ciencias Sociales: “Arqueología de la muerte”.  

El articulo lo pueden descargar en formato PDF en el siguiente enlace: Pulse aquí