viernes, 30 de noviembre de 2007

Cementerios de Buenos Aires - Argentina

STAIRWAYS TO HEAVEN
LA CHACARITA Y RECOLETA
En la Ciudad de Buenos Aires los edificios administrativos, eclesiásticos y residenciales de finales del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX son obras arquitectónicas dignas de admirar. En casi todas las ciudades de fundaciones españolas extramuros de la época de la colonia y aun, un poco después, las iglesias de estas van a ser utilizadas como lugares donde la gente va a reposar eternamente. En algunas iglesias de Perú se las denomina erróneamente a estos conjuntos de criptas como catacumbas. Para aclarar un poco al lector esta confusión, las catacumbas funcionaron principalmente como tales en todo el vasto imperio romano, a inicios del cristianismo hasta que Constantino oficializa el cristianismo. Las Catacumbas fueron galerías subterráneas, las cuales fueron testigos de los primeros ritos del cristianismo e incluso se estampo en sus paredes los primeros iconos de este, estas galerías sirvieron también de nichos para enterrar a los primeros cristianos.


CEMENTERIO DE LA RECOLETA
El nacimiento del Cementerio de La Recoleta se remonta a 1822, cuando se prohibió las inhumaciones en conventos e iglesias como era usual en ciudades de fundación española. Luego que se expulso a los Monjes Recoletos , se autorizo el uso de los terrenos de su huerta para utilizarse como cementerio, en 1875 se clausuro debido a su precaria situación, hecho que motivo al intendente Torcuato a remodelarlo por completo, ensanchando y asfaltando las calles internas, ampliando la capilla y erigiendo el peristilo y el frontis. Actualmente este cementerio tiene como extensión 5 hectáreas de superficie contando con mas de 4000 bóvedas, miles de esculturas, lo cual según los entendidos, comparte con el Père Lachaise de París, el honor de ser considerado una de las necrópolis más relevantes del mundo en materia arquitectónica y artística. Caminando dentro de esta amurallada área la atmósfera de energía “eterna” embarga al visitante a un viaje didáctico donde sus bóvedas reflejan un cuadro ecléctico de diferentes estilos arquitectónicos que deslumbraron y aun deslumbran tanto para los de adentro como para los de afuera. A este cementerio por razones de orden político, se le quito la bendición de Campo Santo en 1853, hecho que acentuó más el continuo enlace y desenlace de la Iglesia con el Estado que hasta la actualidad tiene sus repercusiones en Buenos Aires.
Numerosos personajes históricos, como la abanderada de los humildes: María Eva Duarte de Perón, presidentes como Domingo F. Sarmiento y José E. Aramburu, el gobernador Juan Manuel de Rosas, el caudillo Facundo Quiroga, el premio Nóbel de Física Federico Leloir -donde su mausoleo es el más fastuoso de Buenos Aires-, y una de las nietas del Emperador Napoleón: Isabel Elvira descansan en esta necrópolis. La imaginación de la colectividad del Barrio de La Recoleta y algunos hechos reales son semillas de interesantes leyendas que se tejen tomando como protagonistas a los huéspedes que en otrora fue Campo Santo La Recoleta.

CEMENTERIO LA CHACARITA
La fiebre amarilla de 1871 en la ciudad de Buenos Aires origino una mortandad que sobrepaso la capacidad de los cementerios de la ciudad para depositar las victimas de esta nefasta epidemia. El gobierno destino cinco hectáreas de la zona que se le conocía como La Chacarita de los estudiantes, inaugurándose este cementerio un 14 de abril de 1871.
Don Gustavo, señor de aproximadamente de unos 70 años, es uno de los guardianes de este cementerio, de carácter simpático y modales diplomáticos, me cuenta que a la época existía una tranvía llamada La fúnebre, que era conducida por La Porteña (primera locomotora bonaerense), este tranvía transportaba los féretros desde la estación Bermejo hasta la Av. Dorrego y luego tenían que llevarlos en hombros hasta el nicho o cripta correspondiente.


– “Mi abuelo me contó que en la escuela su profesor decía que para la época de la epidemia hubieron más de 500 inhumaciones por día”


Me comenta Gustavo, notando el interés que yo tenia en el tema.
Don Gustavo me cuenta que aquel cementerio funciono hasta 1886, para luego hacerse las inhumaciones en Chacarita La Nueva, después la llamaron Cementerio del Oeste hasta que recién el 05 de marzo de 1949 se la denominaría como en la actualidad Cementerio de La Chacarita.


El Icono de Tango Carlos Gardel, Luís Sandrini, la poetisa Alfonsina Storni y restos del General Juan D. Perón, son algunas de las personalidades Argentinas que guarda eternamente La Chacarita. Actualmente Sus 95 hectáreas lo ingresa a la lista de los mas grandes a nivel internacional, el diseño arquitectónico de sus mausoleos y bóvedas conjuntamente con las esculturas de algunas de estas lo convierte en todo un conjunto artístico, lo que origina que miles de personas den un paso para visitar al territorio de los que se encuentran en el mas allá.

VICTOR D. CORCUERA CUEVA
CAPITAL FEDERAL BUENOS AIRES
Publicado en la Revista “El Sol del Perú”
ARGENTINA
Bs. As. 25/03/2005
Para visualizar fotografías:
La Chacarita
La Recoleta

viernes, 2 de noviembre de 2007

AL ENCUENTRO DE UNA BIENAL DE ARTE RUPESTRE

Los lienzos de piedra del ALTO DE LAS GUITARRAS
AL ENCUENTRO DE UNA BIENAL DE ARTE RUPESTRE


El Alto de las Guitarras es un complejo arqueológico ubicado en el distrito de Laredo, aproximadamente a 35 kilómetros al sur este de la ciudad de Trujillo. Este complejo arqueológico ostenta y reserva centenares de petroglifos – variedad de arte rupestre- .
La duración de la caminata varía entre 3 a 5 horas dependiendo del estado físico del caminante. Colonias de gallinazos, algunos coralillos, zorros grises, y cactus centenarios, únicos testigos del paso del tiempo, acompañan y matizan nuestra aventura.


Un camino Pre-hispánico utilizado por diferentes generaciones se yergue ante nosotros. Se inicia así el tramo más interesante del recorrido. Una cuesta empinada cuyas pronunciadas curvas hacen el deleite del caminante que va en busca de paz y placer motiva estimular las pantorrillas. La geografía de la ruta nos muestra la existencia de algunas cascadas que en tiempos del Fenómeno del Niño, se cubren de agua.

Al caer la tarde, divisamos la parte baja de la cuesta, parece increíble que hayamos caminado tanto. Pero el camino continúa, mochilas al hombro, unos cuantos sorbos de agua y pies en polvorosa. Al momento de arribar a la cima, una muralla compuesta de grandes rocas colocadas por guardianes eternos nos detiene la marcha; esta muralla nos hace reflexionar que estamos en territorio de nuestros abuelos dormidos...El astro rey anuncia que es hora de alumbrar la otra mitad del mundo.

Un aire seco nos abate los cabellos, parados frente a una explanada divisamos cientos de piedras rojas que por su forma dan la impresión de haber sido erupcionadas, estas nos dan la bienvenida. Siguiendo los caminos de los zorros un espectáculo natural se abre ante nuestros ojos, mientras que el sol da su último esfuerzo y esa luz descubre evidencias arquitectónicas y diseños de la flora y la fauna de un tiempo ya en el recuerdo. Diseños que aún se mantienen grabados en “lienzos” de granito volcánico, interpretaciones de escenas de cacería, aves, reptiles, las fases de un eclipse lunar, seres míticos asociados a fenómenos pluviales constelaciones y personajes "Chavinoides" son algunos de los más representativos. La técnica empleada según los especialistas es el raspado y apuntillado. De acuerdo a la técnica empleada se puede decir que van desde la época de los Cupisinique hasta los Chimus. Las medidas de estos "lienzos" van de 1.20 hasta 4 mts. Elevamos la vista y el cielo nos muestra su metamorfosis cromática... Una extraña sensación recorre nuestras epidermis, al sabernos privilegiados de asistir a estas exposiciones artísticas expuestas sólo para el cosmos de un pueblo que marcó el inicio de una civilización que aun continúa en proceso de desarrollo y progreso, esto nos hace reflexionar y hacer un juramento de preservar este patrimonio cultural, contra los profanadores de tumbas y tesoros ajenos...

Después de extasiarnos con esta manifestación cultural nos disponemos a juntar leña para encender la fogata bajo la luna llena. Entre risas y carcajadas alguien abre una chata de ron para calentar la noche, solo para calentar; mientras que la sopa hierve para luego sofocar el hambre de los viajeros. Al fin llega el momento de reflexionar acerca de aquellos petroglifos, preguntas como: quien, cómo, por qué, para qué y cuándo hicieron semejante exposición, convierte al grupo en eventuales críticos de arte. El Guía trata de explicar o dar una respuesta a cada pregunta planteada por los visitantes, ansiosos de saber o imaginar más de lo que sus ojos pueden ver. El Guía deja después de su explicación que la imaginación del grupo se explaye y vaya más rápido que las estrellas fugaces que comienzan ya hacer su espectáculo. Los integrantes le preguntan acerca de sus experiencias- él se recuesta como dejando reposar su memoria, el grupo lo imita y es así como el cicerón empieza a relatar sus experiencias, los demás con atención lo escuchan y se van dejando llevar por el dios Morfeo; mientras que un zorro gris a lo lejos observa el campamento bajo la complicidad de sus alertas y brillantes ojos; allá arriba, la estrellas fugaces transitan, tal vez persiguiendo deseos…

Al día siguiente una liviana capa blanca de neblina hace despertar al grupo, que entre saludos y sonrisas buscan un lugar apropiado para asearse, un lugar adecuado para no depredar el medio cultural.

El descenso se hace más liviano, el olor a naturaleza, el viento, el cielo azul que nos anuncia un día lleno de vida y sol, nos motiva a bajar y desear regresar en alguna otra oportunidad, pero nuestra alegría se frustra al descubrir- lo que ya se había visto en el ascenso- que botellas de plástico y de vidrio, latas de conserva tiradas por doquier por algún depredador yacen por doquier ; nos ponemos de acuerdo y empezamos a juntar todos estos desechos, pero nuestra indignación llega al tope cuando observamos que aquellos añosos cactus gigantes como su memoria y algunos episodios culturales de nuestro abuelos, han sido victimas del vandalismo de gente inescrupulosa... Es un hecho que las autoridades deben tomar en cuenta para proteger el área arqueológica en coordinación con las comunidades que residen cercanas a este complejo arqueológico, que por sus características culturales, asociadas al entorno geográfico lo vuelve único en el norte del Perú.

Llegamos a la carretera para tomar nuestro transporte que nos traerá de regreso a casa, en el cielo los gallinazos nos despiden haciendo maniobras y piruetas aladas, demostrando así su poder desplegado y el dominio que ejercen sobre del viento. Aproximadamente son la una de la tarde, Trujillo nos recibe con su caótica atmósfera urbana. Los integrantes del grupo regresan felices, satisfechos, listos para descansar la tarde del domingo, todos preguntan y reclaman al Guía que los tomen en cuenta para la próxima salida, quien con una sonrisa en los labios se despide...

PDTA. El INC La Libertad al tener conocimiento del atentado al Complejo Arqueológico mencionado, envío su equipo de restauradores para que mediante técnicas apropiadas logren quitar el pigmento químico del spray utilizado por lo vándalos.

Cordialmente:
Víctor Corcuera Cueva
Noviembre del 2000
Update in 2006